Melilla: Nueva y trágica vulneración de derechos humanos

admin admin admin 26 de Junio de 2022

La Vicaría para el Desarrollo Humano Integral y la Innovación se une al Comunicado de la Delegación de Migraciones de la Diócesis de Málaga ante la nueva y trágica vulneración de los Derechos Humanos en la Frontera Sur, tanto en el lado español como en el marroquí.

La Delegación Diocesana de Migraciones de Málaga y Melilla quiere expresar su consternación ante los hechos acaecidos en la mañana de hoy en Melilla. Este último salto a la valla ha dejado más de 100 heridos en nuestra frontera y al menos 5 migrantes han fallecido, al otro lado de la valla, en territorio marroquí. Las cifras no están claras, podría haber unos 50 fallecidos.

El salto se ha producido bajo unas circunstancias muy violentas, en ambos lados de la valla. Nos preocupa enormemente la situación que se está viviendo en Nador: el trato inhumano que están recibiendo estas personas, mientras se les impide solicitar asilo.

Tanto Marruecos como España han optado por eliminar la dignidad humana en nuestras fronteras, sosteniendo a toda costa que hay que evitar la llegada de personas migrantes, olvidando las vidas que se desgarran por el camino (FT 37). Las autoridades no pueden eludir su responsabilidad ante estos hechos, muchas de estas personas vienen huyendo de la guerra, de persecuciones y conflictos, la falta de vías seguras para solicitar asilo han ocasionado estas muertes, los heridos y la alarma social.

Exigimos a las autoridades la protección de los refugiados, como marcan los tratados internacionales. Más de 100 refugiados se encuentran en el CETI de Melilla a la espera de que se decida o no su devolución a un país en el que han sufrido -y sufrirán- torturas y tratos inhumanos.

Queremos manifestar también nuestra preocupación por la criminalización a los migrantes, por parte de la sociedad. No son considerados suficientemente dignos para participar en la vida social como cualquier otro, se ha olvidado que tienen la misma dignidad que nosotros. El papa Francisco nos recuerda que es inaceptable que un cristiano comparta esta mentalidad, nuestra fe está por encima de cualquier posición política y nos exige respetar la dignidad de cada persona, con independencia de su origen, color o religión. Nuestra actitud se debe regir por la ley suprema del amor fraterno.

La Iglesia en Melilla está atenta, socorriendo al “extraño en el camino”. Desde la Delegación Diocesana de Migraciones seguiremos denunciando la vulneración de derechos en nuestra frontera sur y acompañando a las personas para restituir su dignidad como hijos de Dios.

Fuente: https://www.pastoralsocialmadrid.com

#Melilla
Volver