Discretas, sin protagonismos, haciendo visible la Caridad de Cristo con su entrega

admin admin admin 31 de Mayo de 2022

Así son las Hermanas de las Comunidades Religiosas que, junto a la Dirección de Cáritas Madrid y personas responsables de proyectos diocesanos, se han congregado en el I Encuentro de Comunidades Religiosas con el título "Jesús pasó haciendo el bien y nosotras continuamos ..."

La jornada ha sido, como han destacado, un espacio donde ‘encontrarse’, un espacio de “de alegría, de paz y donde sentirnos una familia” en la bonita misión de estar junto a las personas más vulnerables para darles esperanza. 

En un ambiente emotivo y cálido se ha dialogado y se han intercambiado vivencias: así hemos conocido de primera mano quiénes son las Hermanas, cuál es su carisma, qué hacen en los proyectos, o con qué realidades y con qué espíritu trabajan junto al resto de los equipos de Cáritas. 

Ellas son para Cáritas Madrid “parte esencial en la vida y la misión” de la entidad, por eso les agradecemos “su aportación a la institución y a la Iglesia de Madrid”. De ahí la necesidad de poner en valor y reconocer su trabajo. 

Las Hermanas, de diferentes congregaciones religiosas, conforman las llamadas Comunidades de Vida; son quienes acompañan y conviven con las familias y personas que atendemos en Cáritas Madrid, en los centros de mujer, en la casa de acogida de personas sin hogar, residenciales, residencia de mayores, en las acogidas parroquiales y otro muchos proyectos. Como el título de la jornada, las Hermanas ’hacen el bien’, aportando su cercanía y dando calor de hogar a las familias. 

Lo hacen - como ha destacado nuestro Delegado, el vicario de Desarrollo Humano Integral para la Innovación, José Luis Segovia- de una manera “discreta, silenciosa, sin protagonismos, pero que hace efectiva la Caridad de Cristo, con ese cariño que os urge a estar cerca y a acompañar a las personas más vulnerables”. 

En el encuentro ha habido diferentes momentos. Desde la presentación inicial de cada Comunidad, hasta la reflexión compartida acerca de nuestras fortalezas, riquezas o deseos. Y ha concluido con una Eucaristía, presidida por nuestro vicario episcopal, quien ha dado las gracias por esta tarde de “de alegría y de paz”. 



 

Volver