Santa Hortensia, 1-B - Teléfono: 91 548 95 80     caritasmadrid@caritasmadrid.org

Transfusión de amor en el hospital Infanta Sofía

Cáritas Madrid. 23 de febrero de 2018.- El Hospital Infanta Sofía de San Sebastián de los Reyes situado en Cáritas Vicaría I, que atiende a los vecinos de 52 municipios de la zona norte de Madrid, acaba de celebrar su décimo aniversario. Desde hace nueve años el Equipo de Cáritas de acompañamiento a enfermos recorre las habitaciones llevando un poco de cariño a las personas que están ingresadas y no reciben visitas.


“Aquí las horas se hacen eternas y hay muchos enfermos que están solos durante días. Nosotros pasamos a hacerles una visita, nos acercamos a escucharles, a charlar un ratito con ellos y darles la mano. Es muy poco lo que hacemos pero los enfermos lo agradecen tanto que se nos olvidan los momentos más duros, solo con ver la cara de alegría de los ingresados cuando pasamos a verles” comenta Rocío, la coordinadora del equipo.


Recientemente acaban de celebrar la reunión de seguimiento donde se analizan las actividades que se han realizado durante el año y se proponen nuevas iniciativas. Este año se han incorporado cinco nuevos voluntarios que tienen que pasar el curso de formación general y el módulo “Cuídate, cuidador” donde se trabaja la autoestima y se reciben nociones para saber atender y escuchar a las personas enfermas.


El equipo funciona como un reloj. Los 19 voluntarios pasan a visitar a los enfermos de lunes a viernes, en turnos de mañana y de tarde, e incluso algunos días festivos también. Recorren los pasillos con sus batas de Cáritas para llamar a la puerta de aquellos que no esperan contar con nadie a los pies de su cama. Antes de empezar su ruta pasan por el control de enfermería  o por el servicio de atención al paciente donde les indican las personas que están solas y a veces pueden pasar a ver a los que están más aislados por riesgo a infecciones. “Todos agradecen nuestras visitas, pero para los que tienen que estar aislados es un auténtico regalo que les dediques tan solo unos minutos. Nunca pensé que pudiera dar tanto en un acompañamiento en hospitales.” comenta uno de los voluntarios.


En la reunión, que se inicia con una Eucaristía y termina con una merienda, se ha hecho balance de las visitas del año pasado que están rigurosamente controladas y se van dando de baja según abandonan el hospital. El equipo de Cáritas ha atendido a 458 enfermos en 2017, pero el número de visitas es incalculable porque muchos de ellos están varios días hospitalizados.


Cada enfermo que está solo es una persona que necesita nuestro cariño y nuestra atención. Una caricia que les llega gracias a este equipo de voluntarios que les regala todo su amor.