Santa Hortensia, 1-B - Teléfono: 91 548 95 80     caritasmadrid@caritasmadrid.org

Tengo un sueño... quiero, puedo y lo voy a lograr

Nuestro reto es que cada mujer diseñe su propio objetivo y camino de vida acorde a sus intereses, valores, necesidades, deseos, sueños y capacidades que necesita para llegar a su Meta Particular.

 

Cáritas Madrid. 5 de agosto de 2016.- En el proyecto Centro Educacional Territorial de Adultos "Queremos cambiar" de Cáritas Vicaría VI sabemos que todo empieza por un sueño (tener un piso, un trabajo, ingresos suficientes), pero ero también lo difícil que es hacerlo realidad. Desde este proyecto, nuestro reto es que cada mujer diseñe su propio objetivo y camino de vida acorde a sus intereses, valores, necesidades, deseos, sueños y capacidades que necesita para llegar a su Meta Particular. Acompañamos a las mujeres a identificar sus fortalezas pero también sus dificultades. Trabajamos sobres sus creencias lo que les mueve y lo que les paraliza.

 

Cada lunes, las mujeres sacan su cuaderno de objetivos y juntas reflexionan sobre sus realidades, lo que les gusta y lo que no les gusta para hacer frente a una meta; de esta forma vamos aprendido a marcarnos objetivos a medio/largo plazo para marcarnos otros mas cercanos a la realidad diaria, vemos la distancia que hay entre su realidad y su meta, pero también en como acortar esta distancia.

 

Además de los objetivos individuales, cada semana nos marcamos un reto común a todas  ¿qué quiero hacer? y los resultados esperados; desde aquí toman la decisión, se marcan una lista de tareas - ¿cómo voy a hacerlo?, identifican los obstáculos y el cómo superarlos, sus recurso y sobre todos refuerzan la confiar en sus capacidades.

 

Esta semana nos marcamos el reto de construir la casa de nuestros sueños, con ellos las mujeres han aprendido, tal y como ellas nos lo han expresado: “Una vez que visualicé lo que quería hacer, me puse a hacerlo”, “Al principio estaba muy agobiada, tuve que parame, relajarme y luego ya sabía como lo iba hacer", “Primero lo dibujé y luego busqué el material que necesitaba y lo conseguí”. “Le pedí ayuda a mis hijos y lo construimos juntos, fue muy bonito, ellos estaban tan ilusionados como yo”.  “En el proceso me bloqueé y no sabía como seguir, pedí ayuda a mis compañeras, ¿cómo lo estáis haciendo vosotras”.  “Al principio tenía miedo, pero sabía que si mis compañeras podían yo también, esto me motivó a empezar”. “En cuanto puse orden a cómo quería hacerlo, me salió solo”.

 

Una vez alcanzada la meta, las mujeres expresaron: “Me siento muy feliz de haberlo logrado”. “Yo pensaba que no sería capaz”. “Yo no sabia que podía hacer estas cosas”. “Si he podido hacer esto que no sabía que podía hacerlo, también podré hacer otras cosas que me proponga”. “Ahora sé que mis metas tienen que ser mías y no de mis hijos”. “Lo logré”.

 

Ahora estas mujeres ya conocen su estrategia, conseguir sus metas.