Santa Hortensia, 1-B - Teléfono: 91 548 95 80     caritasmadrid@caritasmadrid.org

Se imparte el primer taller sobre inteligencia emocional en Buitrago

En la primera sesión participaron 20 voluntarios desplazados desde  Rascafría, Lozoya, Canencia, Mangiron, Villavieja, Oteruelo y Buitrago de Cáritas Vicaría I.

 

Cáritas Madrid. 5 de abril de 2017.- La inteligencia emocional reúne un conjunto de habilidades que nos permiten comprender y motivar a otras personas y a nosotros mismos, unas cualidades que los voluntarios de Cáritas del arciprestazgo de Buitrago del Lozoya de Vicaría I quieren potenciar para realizar mejor su labor de atención a los demás.


Con este motivo se ha impartido el primer curso sobre inteligencia emocional, un  taller que nos refuerza como personas y como servidores, despertando en nosotros los sentimientos y emociones, con las cuales ser nosotros mismos, más felices y servir mejor a las personas que se acercan a nosotros, viendo en ellas toda la riqueza que pueden aportarnos también a nosotros.


En primer lugar tenemos que aprender a conocernos para descubrir nuestra vocación, aquello con lo que nos sentimos auténticamente realizados. Porque la persona que está en un proceso de autorrealización está en su elemento y las cosas fluyen. Las personas somos más felices en momentos relacionados con nuestro deseo más íntimoy para los voluntarios de Cáritas suele ser ayudar a los demás. Pero no siempre es fácil y existen momentos duros que hay que afrontar con valentía y optimismo.


La inteligencia emocional nos permite:

·         Tomar conciencia de nuestras emociones.

·         Comprender los sentimientos de los demás.

·         Tolerar las presiones y frustraciones que soportamos en el trabajo.

·         Acentuar nuestra capacidad de trabajar en equipo.

·         Adoptar una actitud empática y social que nos brindará mayores posibilidades de desarrollo personal.

·         Participar, deliberar y convivir con todos desde un ambiente armónico y de paz

 

Aunque no existen recetas mágicas, la inteligencia emocional nos dice que tenemos que estar generosamente centrados en buscar lo que realmente nos hace felices, siendo conscientes de nuestras limitaciones y estar abiertos siempre a los demás. Escuchar alotro y sentir curiosidad por todo lo que nos puedan aportar los demás. Pero sobre todo actuar en libertad, dejando atrás miedos y prejuicios.

 

Tras el éxito de esta primera sesión, los 20 voluntarios desplazados desde  Rascafría, Lozoya, Canencia, Mangiron, Villavieja, Oteruelo y Buitrago, proseguirán el curso  el próximo 19 de abril.