Santa Hortensia, 1-B - Teléfono: 91 548 95 80     caritasmadrid@caritasmadrid.org

¿Qué me pide la vida?

Encuentro de Voluntariado en Cáritas Canillejas de Vicaría II.


Cáritas Madrid. 17 de enero de 2018.- En la tradicional Fiesta del Roscón, los voluntarios de las 4 parroquias de Canillejas de Cáritas Vicaría II se convocan tras la Navidad para reencontrarse y renovar compromisos aprovechando la simbología del estreno de un año nuevo. Esta vez, compartieron que lo que hacemos, sea lo que sea, esté impregnado de la alegría como música de fondo:


¿Qué me pide la vida a mí, como sujeto único, singular e intransferible, con mis aciertos, contradicciones, miedos ? La angustia, la decepción o la rutina, se instalan en nuestra realidad y no atrapan, por ello, a poco que rasquemos en nuestro interior, muchas de estas cosas que vivimos nacen de nuestro propio orgullo, de querer controlarlo todo, de que la realidad y las personas se ajusten a mi mirada de la vida o de lo que necesito.


Me reconozco con poca humildad ( humildad de humus, de ser barro que necesita ser modelado y abono que alimente a otros..), de que me alejo de lo que soy ( esto es, mi divina humanidad regalada por Dios), para confiar en mis propias fuerzas, pensamientos y esquemas mentales. Y cuando todo eso falla, porque la realidad es más poliédrica y menos chata de lo que pensamos, nos desanimamos, agobiamos y enfadamos.


Nos instalamos en la queja. Y nuestro compromiso en vez de promocionar, mengüa y nos mengüa. Por ello, nos quedamos con estas claves a la hora de cuidar y alimentar mi compromiso, o lo que es lo mismo, mi ser y estar en el mundo, mi felicidad:


- Haga lo que haga, mucho o poco, hacerlo con alegría como opción de fondo, pues me siento reconfortado y sostenido por Aquel que me ha creado.


- Mirar la vida con una mirada positiva esperanzada, porque no todo depende de mí.


-Que la felicidad que me llena y esponja de humanidad, es la entrega a que el otro cuanto más otro sea, mejor porque así será más feliz y yo saborearé la experiencia del amor más auténtica y profunda.


Porque la vida me pide que mi biografía, se vaya llenando de nombres que me aportan historia y belleza, y sabiendo que mis cansancios y sin sabores no tienen la última palabra, abrazar y besar toda la realidad.


Mi compromiso personal, nuestro compromiso comunitario, darán frutos de Vida Eterna.