Una opción de vida contracorriente, pero que vale la pena