Sentirnos habitados para el bien común