Rompamos nuestros prejuicios y miedos, apostemos por la dignidad humana