Modar trabajaba en Cáritas Siria. Ahora, es refugiado en Holanda