Lo primero es no juzgar a la persona que tenemos delante, porque marcará nuestro trato con ella