Las políticas migratorias restrictivas de la UE obligan a la gente desesperada a tomar rutas mortales