La calle deshumaniza y despoja. Cáritas recupera la vida.