Francisco define a Cáritas como "La sal, la levadura y la luz de la Iglesia"