«Dondequiera que esté un cristiano, los hombres tienen que encontrar siempre un oasis de misericordia»