Cáritas Europa denuncia que la situación de los refugiados pone en entredicho los valores europeos