Santa Hortensia, 1-B - Teléfono: 91 548 95 80     caritasmadrid@caritasmadrid.org

Pentecostés: ¡Juntos somos Iglesia!

Lecturas en Pentecostés: Hch 2, 1-11; Sal 102; 1Cor 12, 3B-7.12-13; Jn 20, 19-23.

 

Cáritas Madrid. 20 de mayo de 2018.- Hoy la liturgia nos sitúa ante un hecho fundamental después de la Ascensión de Jesús al cielo: la venida del Espíritu Santo el día de Pentecostés. El Espíritu nos recuerda que la Iglesia está viva, que Él conduce y guía su caminar hacia los confines del mundo. Por eso nos viene a la mente las palabras del papa Francisco, nuestro ser "Iglesia en salida".

 

Pentecostés es la fiesta de la transformación. El viento y el fuego provocan la transformación de los discípulos. La esfuerza del Espíritu es imparable. Hoy quiere venir, quedarse, actuar con nosotros. Quizá debemos comenzar desde el principio otra vez. Estar,  como los discípulos, reunidos en comunión, para que se pueda dar el acontecimiento de Pentecostés. Reunidos en comunión para recibir la paz del Señor. En comunión también para manifestar la alegría profunda de nuestros corazones.

 

Hoy es fiesta de esperanza. Es hoy día de acción de gracias y día de pedir al Espíritu que sea "viento recio", "fuego que transforme", "agua que riega", "luz que alumbra" para que lo que hoy empieza culmine felizmente.

 

Hoy celebramos que Dios unifica lo dividido de la humanidad y que cada uno de nosotros con los dones que hemos recibido somos necesarios para el bien común.

 

En este día la Iglesia celebra el Día de la Acción Católica y del Apostolado Seglar con el lema “Discípulos misioneros de Cristo, Iglesia en el mundo”. La Comisión Episcopal de Apostolado Seglar ha elaborado los materiales para esta jornada que recuerda que “el laicado juega un papel fundamental para esta nueva etapa de la evangelización”, como señalan en su escrito los obispos de esta Comisión.

 

En referencia al lema de este año, los obispos precisan que “ser discípulos misioneros de Cristo consiste en estar atentos a las necesidades de nuestros hermanos, especialmente de los pobres y los excluidos y convertirnos para ellos en oasis de misericordia, luchando por un mundo más justo y solidario”. También significa, continúan, “encarnar la vocación al Amor a la que estamos llamados, especialmente en lo cotidiano (familia, trabajo, ocio, etc.), sabiendo acoger y aprender de todos”.

 

Para más información pinchar aquí

 

 

Oración

 

Para fortalecer nuestras vidas. Ven, Espíritu Santo.

 

Para superar nuestros egoísmos. Ven, Espíritu Santo.

 

Para atender a quien lo necesite. Ven, Espíritu Santo.

 

Para fortalecer a los débiles. Ven, Espíritu Santo.

 

Para transformar nuestros corazones. Ven, Espíritu Santo.

 

Para amar a nuestros enemigos. Ven, Espíritu Santo.

 

Para escuchar al que está solo. Ven, Espíritu Santo.

 

Para vivir el Evangelio. Ven, Espíritu Santo.

 

Para luchar por la justicia. Ven, Espíritu Santo.

 

Para que reine la paz. Ven, Espíritu Santo.