Santa Hortensia, 1-B - Teléfono: 91 548 95 80     caritasmadrid@caritasmadrid.org

Nos hemos sentido familia caminando en la diversidad

Cierre del curso en el proyecto de adultos de Cáritas Vicaría II.

 

Cáritas Madrid. 20 de julio de 2016.- "Hemos celebrado el fin de curso en clase de alfabetización en español del proyecto CETA del Arciprestazgo la Encarnación. Las alumnas musulmanas no querían perdérselo y, además, querían aprovechar para hacer un homenaje al resto de sus compañeros y a los profesores. Al cariño y a la generosidad no se puede más que darle las gracias.

 

Y allí se presentaron cuatro señoras marroquíes y una mauritana con un verdadero festín de viandas saladas y dulces, regadas con té de hierbabuena en una jarra preciosa y vasos de cristal y metal que nos dejaron epatados. La digna representante de Colombia aportó un toque de pavo y salchichón que se agradeció mucho por algunos.

 

Echamos de menos a algunos alumnos, que no fueron a clase por distintas razones, todas muy comprensibles, entre los que se recordaba a un ghanés, un liberiano, una nigeriana, una india, una siria y, aunque parezca exótico, una española. Luego les enseñamos las fotos y prometen que la siguiente no se la pierden.

 

Entre un té, una empanadilla de cordero, una galleta de coco y alguna risa, no podíamos dejar de dar gracias a Dios por el privilegio de haber conocido a estas personas magníficas, capaces de intentar. en otro sitio y con otra cultura, con la inseguridad que eso supone, rehacer la vida. La suya es y seguirá siendo muy difícil. La de sus hijos seguramente será mucho mejor, gracias a ellos. Son héroes. Y nosotros sus ayudantes durante un tiempo. Un privilegio.

 

Es complicadísimo hacer algo tan sencillo como enseñar español a una docena de personas. Uno no sale a la calle y empieza a ayudar. Hace falta toda una organización que mantenga el esfuerzo, lo direccione con inteligencia y equidad y haga de canal de distribución de la ayuda para que sea eficaz y eficiente.

 

Así que, nosotros, pasito a paso, dentro de Cáritas, en La Encarnación, con nuestra Clarisa y nuestro Pedro, y todos los derivadores de las parroquias que confían en nosotros, andamos haciendo lo que podemos y disfrutando de cada expresión de alegría cuando un alumno, al que le has explicado algo varias veces, de pronto lo entiende. Esa cara no tiene precio.

 

En fin, la celebración fue por todo lo alto y, en esta ocasión, los profesores nos hemos dejado querer con enorme agradecimiento. Nuestras escasas dotes culinarias las dejamos para la fiesta de La Navidad."

 

Un abrazo.

 

Ángela y Pablo.Voluntarios del proyecto CETA de Cáritas.