Santa Hortensia, 1-B - Teléfono: 91 548 95 80     caritasmadrid@caritasmadrid.org

"No hay transformación social sin una honda espiritualidad"

Cáritas Madrid. 17 de febrero de 2020.- ¿Qué pasa por la mente de una persona cuando dice… "Quiero hacer voluntariado"? Con la ayuda de Sebastián Mora, profesor de Ética en la Universidad Pontificia Comillas, el sábado 15 de febrero, más de 60 personas reflexionamos sobre "El valor transformador del voluntariado y sus retos". Revisamos todas las posibles motivaciones que llevan a una persona a hacer voluntariado.


En este mundo digitalizado nos encontramos cada día más en una encrucijada, y esto ha hecho que la brecha entre el sentido de comunidad y el individualismo se vaya acentuando aún más.


Hasta no hace mucho tiempo, las personas vivían en un mundo en el que los valores guiaban a la sociedad. Un mundo en el que el sentido de comunidad era el que primaba, dando vida a unas relaciones humanas más completas y satisfactorias, en donde el bien común era el final de cualquier acción. Sin embargo, los nuevos cambios en las formas de relacionarnos, nos han llevado a establecer vínculos cada vez más alejados. Relaciones más basadas en el yo y no en el otro.


Estamos siendo espectadores de cómo cambia la sociedad. De cómo, el sentirme bien o útil, me motivan para hacer actos simbólicos que generen que el “otro” me reconozca, en lugar de buscar formar parte de actos altruistas que contribuyan al bien común por el simple hecho de formar parte de una sociedad. El riesgo que corremos es el de llegar a utilizar al otro para mi propio beneficio.


Si bien es cierto que este tipo de motivación es completamente legítima, el reto al que ahora nos enfrentamos es el de transformar la realidad. Pero ¿cómo lo podemos hacer? Y hemos llegado a la conclusión de que el único camino posible es el de volver “buscar las estrellas”, es decir, buscar esos valores que nos han movido como seres humanos que forman parte de una sociedad. Valores que dan sentido a nuestras vidas y que dignifican al otro con el que me relaciono. Tenemos que volver a buscar el cómo defender la dignidad humana, en lugar de volver a pensar ¿qué es la dignidad humana? Todos estos cambios, esta transformación, no sólo repercutirá en el beneficio del otro. Sino que además, contribuirá en el yo. En el beneficio de que me hará que mi mundo cambie. Que con cada acto que realice, me planteé ¿qué he cambiado yo en mi vida siendo voluntario? ¿Cuál ha sido mi aprendizaje para la vida?


Sebas nos habló de la matriz de la transformación donde se cruzan los niveles de la transformación (personal; organizativo/comunitario; estructural) y los procesos de la transformación (desvelar; vincular; recrear).


Día a día tenemos la obligación de hacer un análisis de la realidad: ver, juzgar y actuar. De esta manera daremos sentido a un mundo que ya carece de sentido. Sentido que nos obliga a ejercer una honda espiritualidad basada en los valores humanos.


Si no pudiste venir aquí te dejamos la reflexión: