Santa Hortensia, 1-B - Teléfono: 91 548 95 80     caritasmadrid@caritasmadrid.org

Menores no acompañados, un ilusionante nuevo proyecto

Cáritas Madrid. 30 de enero de 2019.- Cáritas Diocesana acaba de poner en marcha un nuevo proyecto, una residencia para menores donde se está trabajando con chavales extranjeros sin familia en España, como respuesta a esta nueva realidad social que desde hace varios meses nos encontramos en Madrid. 


Un proyecto que quiere ser la familia que todo menor necesita, quiere ofrecerles las oportunidades necesarias para salir adelante y que, sin duda, mantengan la esperanza con la que llegaron aquí. 


Contamos con dos pisos de seis plazas cada uno, en los que estos chicos podrán contar con habitaciones compartidas o individuales, zonas comunes de convivencia y relación. Todo ello con el fin de ofrecerles un espacio seguro en el que poder crear vínculos, afectos, en el que se sientan cuidados y acompañados en todo momento. 


Es un proyecto residencial donde se trabaja para que los menores se incorporen lo mejor posible a nuestra sociedad, y que cuando cumplan los 18 años estén lo más preparados posible ante su vida adulta que en ese momento comienza. 

 

Estos menores llegan a nuestras costas, a nuestras fronteras: solos, asustados y llenos de esperanza en un futuro mejor. Pero, cuando llegan aquí, no es fácil, un idioma distinto, otras costumbres, son menores solos en un nuevo país que loacoge y que atiende como puede.


Estos chicos son menores de 18 años y se encuentran separados de sus padres, por lo que no están bajo el cuidado de ningún adulto. Ser menores y no estar acompañados de una persona adulta los sitúa en una situación de desamparo y riesgo permanente. 


Estos menores de origen extranjero no acompañados están bajo la tutela de las comunidades autónomas y provienen, fundamentalmente, de Marruecos y Argelia. Aunque también hay menores no acompañados de Europa del Este, África Subsahariana, de Siria, etc.  


Entre los motivos que llevan a estos menores a salir solos de sus países de origen está la pobreza, situaciones de desestructuración familiar y desprotección institucional, falta de oportunidades, la guerra o la violencia, catástrofes naturales, persecución y situaciones de violación generalizada de los derechos humanos. 


Este nuevo proyecto de Cáritas Madrid es una apuesta por unos jóvenes que carecen de todo, pero que luchan cada día por salir adelante.