Santa Hortensia, 1-B - Teléfono: 91 548 95 80     caritasmadrid@caritasmadrid.org

Gracias por enseñarnos y hacernos entender lo que es esa parte de Madrid que nadie mas quiere ver: la Cañada Real

Jóvenes suizos que se están preparando para recibir el sacramento de la Confirmación nos escriben unas palabras de agradecimiento, tras compartir una tarde con los niños de Cañada Real.

 

Cáritas Madrid. 6 de julio de 2017.- A punto de recibir el sacramento de la Confirmación en este mes de julio, jóvenes suizos en un viaje a Madrid quisieron conocer la realidad que viven muchas personas y familias que se encuentran en una situación de exclusión social.

 

Por este motivo conocieron la labor que se realiza en el Centro de Nuestra Señora de Valvanera de Cáritas Madrid, y por la tarde llegó la actividad que esperaban con mayor ilusión, que era ir al proyecto de menores de Cañada Real para acompañar y jugar con ellos.

 

A la vuelta a Suiza nos hicieron llegar estas líneas donde nos contaron cómo vivieron la experiencia:


En nombre de la parroquia de Winterthur les queremos agradecer que hemos podido hacer un voluntariado con Caritas Madrid y hemos tenido la oportunidad otra parte de la realidad de Madrid. La visita a la Cañada Real nos impresionó mucho, y nos sorprendió.

 

Los niños y adolescentes nos enseñaron que la Cañada Real es diferente a lo que se ve o se dice en la tele y que no es sólo un barrio peligroso en cual se vende droga.

 

Por una parte nos dejó sin palabras ver, en que condiciones tienen que vivir los habitantes de la Cañada Real que por ejemplo que carecen de acceso directo al centro de Madrid a través del transporte público, pero por otra parte nos alegró que por lo menos tienen un lugar en donde se puedan quedar, como es el proyecto de Cáritas.

 

Apreciamos mucho el esfuerzo, la paciencia, el tiempo y sobre todo el amor que les dáis a los niños, para que puedan obtener un futuro mejor.

 

A pesar de la diferencia cultural que nos separaba y el idioma, congeniamos en seguida y muy bien con los menores.  Los niños fueron muy amables y aunque se encuentran en una situación difícil, siempre tienen una sonrisa grande en su cara.

 

Nos gustó mucho pasar un día juntos gracias a Caritas, en el que jugamos, reímos y también bailamos mucho, donde todos pudimos hacerles olvidar un poco en que situación realmente se encuentran.

Ha sido una experiencia muy positiva de la cual pudimos aprender mucho y que nos servirá para nuestro futuro.

 

Nosotros tenemos la posibilidad de entrar y salir de la Cañada Real sin ningún problema, pero ellos lamentablemente no lo tienen, y por eso esperamos que con vuestra ayuda mejore esa situación en la que se encuentran y que algún día podrán salir de ahí y vivir una vida en buenas condiciones.

 

De nuevo, muchísimas gracias por enseñarnos y hacernos entender lo que es esa parte de Madrid que nadie mas quiere ver.


PINCHAR AQUÍ PARA VER EL ÁLBUM DE FOTOS DE LA EXPERIENCIA