Santa Hortensia, 1-B - Teléfono: 91 548 95 80     caritasmadrid@caritasmadrid.org

Equipo de apoyo emocional y crecimiento personal

Proyecto de Cáritas Vicaría IV de Cáritas Madrid.


Cáritas Madrid. 15 de enero de 2016.- Desde hace ya más de un año, la Vicaría IV de Cáritas Madrid tiene un proyecto llamado “Equipo de apoyo emocional y crecimiento personal”.

 

El proyecto lo coordina Elvira, voluntaria muy motivada de Cáritas con mucha experiencia y  formación especializada en el área de salud mental. El objetivo del Proyecto es ofrecer un apoyo social a personas que por circunstancias de la vida, se encuentran en situaciones de depresión, confusión, miedos, ansiedad y que  además sienten y piensan que les faltan habilidades personales y sociales para salir de estas situaciones donde están sumergidas y que les generan tanta angustia. Normalmente son madres las personas que participan, que tienen hijos algunos de ellos adolescentes. Las personas que participan en este equipo acuden derivadas de la red de Cáritas Madrid o de los Centros de Salud Mental o de los Servicios Sociales municipales.


El equipo se reúne todos los jueves entre las 10 y las 11:30 horas de la mañana en Cáritas Vicaría IV. A las personas que participan en el proyecto se les pide una asistencia regular a las reuniones y hasta el momento todas son mujeres con hijos que están asistiendo con mucha frecuencia. Los grupos son abiertos las personas se pueden ir incorporando a lo largo del curso y se mantiene como un grupo de apoyo durante todo el año. La dinámica de las reuniones es abierta y flexible, los temas van surgiendo según las necesidades que las mujeres presentan cada día. Los temas que se tratan en las reuniones abarcan problemas de relación y comunicación con maridos y/o hijos, falta de empleo, agobio excesivo, baja autoestima e identificación de los problemas que tenemos en nuestro día a día y que nos limitan o nos cuestan resolver. 


Se intenta que las personas que acuden no encuentren soluciones a todos sus problemas pero si que aprendan a vivir con ellos, aceptándolos y aprendiendo herramientas que apliquen en su día a día y que les suponga vivir con menos carga emocional negativa. Se cuida mucho la confidencialidad de lo que se trata en todos los grupos de trabajo. La relación entre las madres es en general muy buena y, en ocasionas, mantienen la relación fuera del grupo, toman café juntas, etc.


Como dice Elvira, coordinadora del grupo, del que habla con mucho cariño y de cuyo trabajo se ve que se siente muy satisfecha, en este equipo de apoyo emocional se practica la psicoeducación, se escucha, se apoya y se da comprensión a personas que atraviesan situaciones personales y familiares difíciles de abordar.