Santa Hortensia, 1-B - Teléfono: 91 548 95 80     caritasmadrid@caritasmadrid.org

El Papa le pide a la Madre Teresa que interceda para que tengamos "la gracia de estar atentos al grito de los pobres"

“Madre Teresa, intercede ante Jesús para que también nosotros obtengamos la gracia de estar atentos al grito de los pobres, de los enfermos, de los marginados, de los últimos". Ésta ha sido la plegaria que el Papa Francisco ha pronunciado esta mañana ante el Memorial de la Madre Teresa, en Scopje, ciudad que vio nacer Santa Teresa de Calcuta, canonizada en el Vaticano el 4 de septiembre de 2016.



Cáritas Madrid. 8 de mayo de 2019- El Papa Francisco visitó ayer el Memorial de la Madre Teresa en Skopie, la ciudad natal de la gran misionera de la caridad. El Santo Padre realizó esta visita en la última etapa de este 29° Viaje Apostólico internacional a los países balcánicos Bulgaria y Macedonia del Norte (Antigua República Yugoslava). Allí, frente al lugar donde nació Santa Teresa de Calcuta, Francisco rezó y celebró un encuentro con los pobres y líderes religiosos.


El Papa fue recibido por la Madre Superiora, junto a otras religiosas, con el gesto que las caracteriza de ofrecer flores. Y tras realizar un homenaje floral ante la estatua de la Santa, Francisco se dirigió a la capilla donde lo esperaban los líderes de las demás comunidades religiosas presentes en el país. También estuvieron presentes dos sobrinos de la Madre Teresa.

Francisco pronunció entonces una oración dirigida a la gran misionera de la caridad:


“Te pedimos, Santa Madre Teresa, madre de los pobres – prosiguió orando Francisco – tu especial intercesión y ayuda, aquí, en la ciudad de tu nacimiento, donde estaba tu casa. Aquí recibiste el don del nuevo nacimiento en los sacramentos de la iniciación cristiana. Aquí escuchaste las primeras palabras de la fe en tu familia y en la comunidad de los fieles. Aquí comenzaste a ver y a conocer a los necesitados, a los pobres y a los pequeños. Aquí aprendiste de tus padres a amar a los más necesitados y a ayudarlos. Aquí, en el silencio de la iglesia, escuchaste la llamada de Jesús a seguirlo, como religiosa, en las misiones”.


Y agregó “desde aquí te pedimos: intercede ante Jesús para que también nosotros obtengamos la gracia de estar vigilantes y atentos al grito de los pobres, de aquellos que están privados de sus derechos, de los enfermos, de los marginados, de los últimos. Que Él nos conceda la gracia de verlo en los ojos de quien nos mira porque necesita de nosotros. Que nos dé un corazón que sepa amar a Dios presente en cada hombre y mujer, y que sepa reconocerlo en aquellos que están afligidos por el sufrimiento y la injusticia. Que nos conceda la gracia de ser también nosotros signo de amor y esperanza en nuestro tiempo, en el que hay tantos necesitados, abandonados, marginados y emigrantes. Que haga que nuestro amor no sea sólo de palabra, sino que sea eficaz y verdadero, para que podamos dar testimonio creíble de la Iglesia, que tiene el deber de predicar el Evangelio a los pobres, la liberación a los prisioneros, la alegría a los tristes, la gracia de la salvación a todos”.


“Santa Madre Teresa – concluyó el Santo Padre su oración – ruega por esta ciudad, por este pueblo, por su Iglesia y por todos los que quieren seguir a Cristo, Buen Pastor, como discípulos suyos, realizando obras de justicia, de amor, de misericordia, de paz y de servicio, como Él que vino no para ser servido sino para servir y dar la vida por muchos, Cristo nuestro Señor. Amén”.


Fuente: Vatican News