Santa Hortensia, 1-B - Teléfono: 91 548 95 80     caritasmadrid@caritasmadrid.org

El nombre de Dios no es éxito, es otra cosa...

V Jornada de sacerdotes de Vicaría II.

 

Cáritas Madrid. 25 de octubre de 2016.- Salir a las periferias desde todos nuestros centros, contemplar los milagros de Dios cada día en la vida de la gente, poner nuestra experiencia como pastores y creyentes a disposición de Cáritas y no al revés..., fueron retazos que compartieron 53 sacerdotes convocados por José Cobo, Vicario Episcopal, junto con Cáritas Vicaría II, para un curso más, plantear los retos y las posibilidades de ir enraizando los frutos de la Caridad que como curas, podemos aportar a la actuación de Cáritas en nuestros barrios y parroquias.

 

Tras un acogedor y conversante café con pastas, y una oración que fundamentaba el contenido de la Jornada de este año, José Cobo compartió una reflexión, " Ungidos y urgidos hacia las periferias", desde su propia experiencia como cura en un barrio de Aluche estos años de atrás, y señalando caminos de futuro que como Vicario quiere proponer a todos los agentes de Cáritas. Para ello, lanzó algunas preguntas que a él mismo le calientan el corazón: ¿Desde dónde miro como cura? ¿Desde dónde mira mi parroquia?

 

Salir desde nuestros centros existenciales a las periferias ( la exclusión, el pensamiento único, la desigualdad, la soledad, la religiosidad sencilla de nuestro pueblo...), es estar y ser cercanos.., evangelizar, esto es: no acercarme al otro porque su corazón necesita de todo, sino descubrir su tesoro divino como hijo de Dios y llevarlo a plenitud. Este tesoro es el Verbo de Dios, y el acompañarlo es el proceso, porque vivimos un "Dios de procesos".

 

Somos conscientes que Dios está antes que nosotros, que "primerea" por las historias de los seres humanos y por ello como curas nos toca recrear la imagen de Dios desde la debilidad. Necesitamos romper la dualidad cuando nos relacionamos con los pobres, del nosotros y ellos, teniendo la casa preparada y habitar la periferia. ¡¡De cuántos milagros cada día podemos ser testigos, de los frutos del Espíritu en la vida de la gente!! para ello es necesario poner a la Comunidad en marcha, para que viva la compasión ante el sufrimiento evitable. Todo ello nos hace ser experiencia de Dios; no es buenismo. No consiste en dar, aunque ese dar sea el comienzo del proceso, consiste en acompañar caminos de liberación, pues la misericordia termina en la fraternidad y hace posible el Reino de Dios, la utopía de la esperanza ya hecha realidad.

 

¿Qué papel desempeñar como curas ante el camino de las periferias? ¿Qué pasos a dar para habitarlas?

 

En el trabajo por grupos, los curas plantearon las siguientes dificultades:

-La gestión y administración parroquial nos come tiempo y energías para estar más cercanos a la gente.

-Quizá estamos para los pobres pero reconocemos que a nosotros no nos falta de nada. ¡¡Cuántos milagros vemos de curas que han abierto sus propios hogares a personas que sufren!!

-La realidad sangrante y humillante de los refugiados, son periferias que nos interpelan evangélicamente.

-Otras perriferias que son retos: acompañar a bien morir, la soledad de nuestra gente, de los mayores de nuestros barrios, y cómo comunicarlo y poner en alerta a la Comunidad.

 

Encuentro de los curas de la Vicaría II, que no es un paréntesis, sino un espacio más dentro de las convocatorias que el Vicario realizará a los curas, para abrir nuevos caminos de dignidad, ante un mundo que anhela felicidad y sueña justicia, paz, ternura... ¡¡Tantos significados que nos hacen ser y desvelarnos los unos por los otros!! Y es que el nombre de Dios no es éxito, es otra cosa, es Vida encontrada en el corazón de cada persona.