Santa Hortensia, 1-B - Teléfono: 91 548 95 80     caritasmadrid@caritasmadrid.org

El milagro de la Nochebuena

Por cuarto año consecutivo, 300 jóvenes de Pastoral Universitaria y Cáritas Madrid Universitaria, repartieron 300 cenas donadas por Jorge, un hostelero de Madrid, a las personas sin hogar que nos encontramos en las calles de Madrid.

 

Cáritas Madrid. 26 de diciembre de 2017.-A pesar de las múltiples cenas que se organizan en Madrid, para que las personas sin hogar no estén solos en una noche tan especial, seguimos encontrándonos muchas personas que por distintos motivos no acuden a estas iniciativas, y nos las podemos encontrar en las calles de Madrid. Por este motivo, hace ya cuatro años, Jorge, un hostelero de Madrid quiso dar respuesta a esta necesidad, y para ello se puso en contacto con jóvenes universitarios para poder repartir estas cenas. En concreto, son jóvenes que acuden todos los miércoles al proyecto de “Bocadillo Solidario”, y que con la excusa de repartir un bocadillo a las personas sin hogar les hacen compañía, bueno nos acompañamos unos a otros, es una relación de tú a tú.

 

Nadie sin cenar es un proyecto que quiere conseguir que una noche tan señalada como la de Nochebuena nadie se quede sin una cena especial. Este año además Jorge ha conseguido que distintas empresas le donen 300 forros polares para repartir junto con las cenas.

 

Cáritas Madrid Universitaria y Pastoral Universitaria se encargan de organizar y coordinar a los a grupos que forman los 300 voluntarios que dedican la tarde de Nochebuena para acompañar a las personas que están pasando una situación difícil.

En esta ocasión queremos destacar un gesto que nos ha conmovido a todos los que hemos participado. Dory, una persona sin hogar, nos ha querido agradecer el gesto regalándonos un elefante, para que se lo hagamos llegar a algún niño que estos Reyes no pueda tener un regalo.

Nos hemos dado cuenta que cualquier persona puede hacer realidad el lema de la Campaña de Cáritas Madrid “Tu compromiso mejora el mundo”.

Con estos gestos fuimos conscientes del nacimiento de Jesús entre nosotros.