Santa Hortensia, 1-B - Teléfono: 91 548 95 80     caritasmadrid@caritasmadrid.org

El cardenal Osoro confiere la ordenación episcopal a los auxiliares este sábado

Cáritas Madrid. 16 de febrero de 2018.- El cardenal arzobispo de Madrid, Carlos Osoro, conferirá la ordenación episcopal a los nuevos obispos auxiliares de Madrid –los presbíteros José Cobo Cano, Santos Montoya Torres y Jesús Vidal Chamorro– este sábado, 17 de febrero, a las 12:00 horas, en la catedral de Santa María la Real de la Almudena.

 

La Eucaristía será concelebrada por numerosos prelados, así como por los miembros del Colegio de Consultores, el Consejo Episcopal y el Consejo Presbiteral, y un elevado número de sacerdotes de la diócesis.

 

Además de sus familiares y amigos, a los nuevos obispos los acompañarán los miembros del Consejo Económico, el Consejo de Pastoral, la Curia y otras instituciones de la vida diocesana, así como una nutrida representación de los religiosos y religiosas de la diócesis.

 

También han sido invitados a asistir fieles de los lugares de origen de monseñor Cobo, monseñor Montoya y monseñor Vidal y de aquellos sitios donde han ejercido su labor pastoral, y todo el pueblo de Dios. Al término de la celebración, los nuevos prelados recibirán el saludo de todos aquellos que deseen transmitirles su felicitación.

 

La Eucaristía también podrá seguirse en directo por TRECE, COPE (999 AM) y Radio María (90.7 y 96.9 FM). A lo largo de la mañana, se subirán la homilía del cardenal Osoro y fotografías a la página web del Arzobispado.

 

Los nuevos obispos auxiliares de Madrid deciden su lema y escudo episcopales

Monseñor José Cobo Cano

In Misericordia tua, confidere et servire

En tu Misericordia, confiar y servir es el lema episcopal de monseñor José Cobo Cano, obispo titular de Beatia. «Viendo un poco el trayecto de mi vida y lo que quería, extraigo dos cosas fundamentales, que son el confiarme a la misericordia de Dios y el servir, que es lo que Asís despertó en mi vocación». Porque confiar y servir son los objetivos que «han argumentado mi vida y mi vocación sacerdotal y, por lo tanto, es mi fortaleza, lo que puedo ofrecer ahora mismo a la Iglesia y a la comunidad cristiana».

 

Con su escudo episcopal ha querido expresar cuatro ofrecimientos y cuatro gestos que le han marcado: «En el centro hay una Cruz con las cinco llagas del Resucitado, que ha sido una referencia en mi vida. Después una campana, porque su misión es convocar al pueblo de Dios en los buenos y en los malos momentos, y estar ahí. Abajo, una jofaina: desde la obligación sacerdotal, la significación del lavatorio siempre me ha conmovido. Creo que colocarse de rodillas y lavar los pies de los otros es lugar de aprendizaje del discípulo, de donde nace la Eucaristía y la Iglesia. Y, por último, una muralla rota con una estrella al fondo», en alusión al descubrimiento de la Virgen de la Almudena, y a la patrona de su pueblo, la Virgen de la Estrella. La fachada de  la catedral de Madrid recuerda dónde fue ordenado sacerdote en 1994, y la diócesis donde va a servir como obispo auxiliar.


 

Monseñor Santos Montoya Torres

In verbo tuo

En tu palabra es el lema episcopal elegido por monseñor Santos Montoya Torres, obispo titular de Horta. El prelado explica que es «una afirmación que está en el capítulo 5 de san Lucas. Cuando Jesús le dice a Pedro: “rema mar adentro”. Él ha visto cómo están llegando las barcas. No han pescado nada. No es una sorpresa para Jesús». Pero le dice a Pedro «que reme mar adentro. En la barca de Pedro, y con Pedro. Rema mar adentro. Y le pide que eche las redes. La respuesta la sabemos: “Maestro, nos hemos pasado toda la noche bregando, pero no hemos pescado nada”. Es el reconocimiento de la propia limitación. Y, en ese momento, la confianza. “Porque tú lo dices, porque me fío de ti, porque tú me lo pides, en tu nombre, en tu palabra, echaré las redes”. La reacción que nos dice el Evangelio es esa pesca abundante. Esa desproporción entre la incapacidad personal y el fruto que se produce cuando nos fiamos de la acción de Dios. Uno ve sus propias fuerzas, su limitación. Pero cuando pone la esperanza en el Señor, que es el que termina haciendo las cosas, se convierte en instrumento, donde Dios quiere, y a través del cual Dios quiere hacer su obra. Es esa confianza en la acción de Dios. Para mí fue muy significativo ese reconocimiento de la propia debilidad. Pero, como diría san Pablo, la fuerza se realiza a través de la debilidad».

 

En cuanto a su escudo, sobre un fondo azul se aprecia la barca de la Iglesia que navega por este mundo llevando el mensaje de salvación de Cristo señalado en el mástil. De su visión de la vida brota la familia cristiana. En la parte superior del mismo aparecen los apellidos: Montoya Torres. «Son la realidad concreta de la familia, la tierra, el lugar concreto, la historicidad, la biografía. Porque uno no se entiende sin eso, sin ese contexto. Cuando hablo de la entrega, es que yo lo he visto primero en mi casa». Y a los pies de la Cruz, la M de María, el modelo de la vida cristiana. En el hueco, el lugar de cada persona que, llamada por el Señor, echa las redes, con la confianza de san Pedro. De ahí el lema episcopal elegido.

 

Monseñor Jesús Vidal Chamorro

Sitio

 

Tengo sed es el lema episcopal de monseñor Jesús Vidal Chamorro, obispo titular de Niebla. El prelado explica que «tengo sed de la sed de Dios por los hombres, quiero que Dios me la comunique. En mi proceso vocacional y en estos años de sacerdocio he vivido con mucha fuerza la sed que Dios tiene de mí, su gran amor. Y la forma que he encontrado que mejor expresa sintéticamente esto es el grito de Jesús en la Cruz. Pero también hay una sed en todos nosotros que se expresa en el deseo de felicidad y de plenitud que todos tenemos, incluso en quien tiene una adicción y que, en el fondo, lo que intenta es descansar su corazón en algo. Como sacerdote he experimentado en mucha gente a la que he acompañado que Jesucristo es el único capaz de saciar realmente esta sed».

 

Dentro de la Cruz, ha querido «poner cinco puntos amarillos, que son las llagas de Jesús iluminadas, y que en el fondo son nuestras heridas traspasadas por el amor de Dios». Además, debajo, en el lazo izquierdo, y en color  azul, aparece el anagrama del Ave María coronado con corona real. También hay un mantel de gules con un león rampante de oro, armas de su apellido, Vidal.

 

Más información: www.archimadrid.org