Santa Hortensia, 1-B - Teléfono: 91 548 95 80     caritasmadrid@caritasmadrid.org

Domingo de Ramos

Comenzamos la Semana Santa; es una oportunidad para descubrir, experimentar y fomentar nuestra fe.


Cáritas Madrid. 9 de abril de 2017.- El Domingo de Ramos supone en el imaginario colectivo cofrade el inicio de la Semana Grande, la Semana Santa. Debemos reconocer que esta semana  es grande, se inicia con una entrada "triunfal" y acaba con el triunfo de la Vida. Pero no adelantemos acontecimientos, la existencia requiere el paso de las experiencias vividas. No se triunfa sin esfuerzo ni entrenamiento, sin caídas, sin el apoyo de los seres queridos. Solo así se es capaz de valorar la meta, el logro, en este caso el don.

 

Es ahora cuando hay que echar la vista atrás y ver si nuestro entrenamiento cuaresmal nos ha preparado para "jugarnos la vida". Si sabremos aguantar, esperar, llegar con Él. Que el Señor nos siga dando lengua de iniciado, nos abra los oídos y nos enseñe a contemplar el misterio del dolor de pie ante la cruz.

 

Con el Domingo de Ramos comenzamos la Semana Santa, la cual, para nosotros, los cristianos tiene un significado muy especial, ya que es contemplar el misterio fundamental de nuestra fe. Corremos el riesgo de convertirla en un evento cultural y olvidarnos del misterio que esta semana estamos celebrando, por ello debemos estar atentos para que el ruido no nos impida oír la música de Dios.

 

La liturgia de hoy nos presenta el carácter contradictorio de la presencia del Mesías, que a la vez que es reconocida su grandeza es llevado al patíbulo. Los que le alaban en su entrada a Jerusalén son los que terminan gritando ¡crucifícale!

 

Con este sabor agridulce comenzamos la Semana Santa; es una oportunidad para descubrir, experimentar y fomentar nuestra fe.