Santa Hortensia, 1-B - Teléfono: 91 548 95 80     caritasmadrid@caritasmadrid.org

¿Cuáles son nuestros retos?

Comienza el segundo año del Plan Diocesano de Evangelización


Cáritas Madrid. 31 de octubre de 2016.- El equipo de la Vicaria IV retoman las reuniones para orar y reflexionar  juntos sobre el Plan Diocesano de Evangelización (PDE) en su segundo año.

 

Desde este grupo se quiere dar respuesta a las inquietudes que se plantean en el PDE, desde la escucha activa de la Voz del Espíritu, para conocernos más y mejor los unos a los otros, unir y fortalecer más la Iglesia en Madrid y proyectar las acciones evangelizadoras que nos sentimos llamados a realizar.


Nuestro sacerdote coordinador de Vicaría, D. César Montero comenzó el encuentro con una oración, pidiendo luz y fortaleza al Espíritu Santo para renovar nuestro sí a la iglesia y colaborar con alegría, vivir nuestra fe con realismo y ser capaces de convertir cada desafío en un reto.


Motivados por Evangelii Gaudium, la primera exhortación apostólica del Papa Francisco, continuaron su trabajo reflexionando respecto a la fragilidad de los vínculos familiares, el individualismo, la transmisión generacional de la fe cristiana, la formación de los laicos, entre otros desafíos, sin perder la alegría, la audacia y la entrega esperanzada.


Tras una preciosa Lectio Divina guiada por uno de los compañeros del equipo, oraron y reflexionaron juntos, teniendo como base un pasaje del libro de Ezequiel (37,1-14). La interiorización del texto y la posterior respuesta a las preguntas que se planteaban, hizo recordar a cada uno de los participantes de qué manera se encuentran ante el Señor y ante la comunidad cristiana.


Fue una sesión muy positiva, en la que todos  fueron muy participativos respondiendo con entusiasmo a las preguntas que se planteaban en esta primera fase del PDE.


Todos están deseando volver a encontrarse para seguir meditando y reflexionando los desafíos con los que nos encontramos. A responder la llamada con un corazón abierto y dispuesto a escuchar a Dios, para llenarnos de su inmenso amor y misericordia.