Santa Hortensia, 1-B - Teléfono: 91 548 95 80     caritasmadrid@caritasmadrid.org

Comprometidos con el cuidado del Planeta: Así ahorramos y evitamos contaminar en el Residencial Sínodo 2005

En los tres primeros meses desde la instalación de paneles solares de energía térmica en le residencial de Cáritas Madrid Sínodo 2005, hemos ahorrado 1.100 euros en la factura de gas y hemos evitado la emisión de 6,4 toneladas de CO2 a la atmósfera.
 

 
Cáritas Madrid. 26 de septiembre de 2019.- El cuidado de la Casa Común es una de las líneas de trabajo que marcamos el curso pasado y que vamos a repetir en este nuevo periodo. Ha sido una decisión que parte de la llamada que el papa Francisco nos hizo a través de Laudato si’ a realizar una conversión ecológica que, desde Cáritas Madrid, seguimos trabajando para integrarla en nuestro día a día. 

 

Con este objetivo, hace seis meses instalamos en el Centro Residencial Sínodo 2005 de Cáritas Diocesana, 40 paneles solares para producir energía limpia con la que calentar el agua que se consume diariamente en el centro. Unos paneles solares que ya han comenzado a dar beneficios a distintos niveles.

 

En primer lugar, hemos podido comprobar ya que el residencial está reduciendo las emisiones de CO2 y lo hace a un ritmo cada vez mayor. En concreto, en los tres primeros meses desde su instalación, en la azotea del residencial, se ha conseguido evitar la emisión de 6,4 toneladas de CO2.

 

Estos paneles captan el calor de las radiaciones solares, calientan el agua y la acumulan en un depósito aislado térmicamente que, en el caso de Sínodo, es de 4.000 litros, lo que permite abastecer a todas las familias que están alojadas.

Pero el beneficio es también monetario; en estos tres meses la residencia ha ahorrado más de 1.100 euros en su factura de gas. 

Con la intención de reforzar nuestro compromiso con el cuidado del planeta, sustituyendo los combustibles fósiles por combustibles ecológicos, ya está prevista la implantación de energía solar fotovoltaica en este residencial y de esta manera, además de conseguir que la generación de agua caliente será “ecológica”, empezar a producir energía limpia.


El objetivo es además extender la utilización de energías renovables a otros espacios de Cáritas Diocesana de Madrid, convencidos (como nos ha trasladado el Santo Padre)  de que si cuidamos el planeta combatimos la pobreza.