Santa Hortensia, 1-B - Teléfono: 91 548 95 80     caritasmadrid@caritasmadrid.org

Cáritas Vicaría VI y la Facultad de Magisterio ESCUNI, juntos para construir una sociedad mejor y más justa

Acudimos a la invitación de la Facultad de Magisterio ESCUNI para reflexionar sobre los valores que deben trabajarse desde la infancia para poder enfrentarnos a la sociedad actual


Cáritas Madrid. 16 de abril de 2019.- Hemos acudido a la invitación de la Facultad de Magisterio ESCUNI para compartir con los alumnos de 4º Curso las inquietudes comunes sobre la realidad social de la infancia y de la sociedad en general desde la concepción del mundo educativo y, la propia nuestra, de la acción socio-caritativa.

 

La sensibilidad del humanismo cristiano, el análisis de la realidad y la forma de abordarla suponen un referente nuevo en nuestra época. Aportan una visión integral de la realidad humana y sus posibilidades, además nos da las herramientas para detectar aquellas carencias o dificultades que, por no humanas, no satisfacen ni realizan a las personas, sea cual sea su edad o situación social.

 

Reflexionamos acerca de cómo ver al otro como la riqueza que es, que me construye, y hace un mundo mejor con su aportación. Trabajamos cómo conmovernos ante quienes sufren, para ayudarles y acompañarles, y actuar, promoviendo la confianza, la autoestima y la autonomía personal, unida al fortalecimiento de sus relaciones personales.

 

Vimos cómo en la Educación Infantil se han logrado muchos avances en las últimas décadas que han de ser puestos de manifiesto como un gran logro social y no ser apartados una vez el niño deja el ámbito escolar, lo que podría provocar una vida insatisfactoria y deshumanizada, contraria a los principios en que los niños fueron educados.

 

Estos valores de solidaridad, respeto, buenos modales, autoestima, cooperación, responsabilidad, honestidad, veracidad… son algunos de los que hacen crecer al ser humano y le ayudan a enfrentarse al sistema consumista y competitivo-agresivo que se nos propone a todos como modelo de vida ideal, que produce las heridas en los más desfavorecidos, y su exclusión. Esto se detecta y previene desde el colegio y es fundamental ser sensible para verlo y valiente para atajarlo.

 

El trabajo conjunto del mundo social y el educativo para prevenir, acompañar a los débiles y denunciar las injusticias, es una tarea de todos si queremos construir una sociedad mejor y más justa.