Martín de los Heros, 21 - Teléfono: 91 548 95 80     caritasmadrid@caritasmadrid.org

Cáritas, Cuarto Rey Mago

Cáritas Madrid. 11 de enero de 2017.- Fidel, es una persona que se encuentra en el proyecto de personas sin hogar de Cáritas Madrid, CEDIA, ha querido dedicar una poesía a los voluntarios, religiosas, sacerdotes y educadores que juntos hacen posible que muchas personas sin hogar, puedan tener una noche sin frío, y tener una cena, una comida, un abrigo, GRACIAS a Cáritas Cuarto Rey Mago.

 

Venían los cuatro Reyes Magos del Oriente

cada uno con mágicos respectivos regalos

cuanto en el camino un mendigo se les crizó

que por carecer carecía hasta de una mano.

 

Los tres primeros Reyes le miraron de reojo

y sin parar pasaron velozmente de largo,

pero quien sí que miró, se alarmó, y paró

fue el magnífico y bondadoso cuarto Rey Mago Cáritas.

 

Desmontó, se acercó y le dio un pedazo de pan,

cereales y agua que llevaba en el caballo.

Después le regaló de abrigo una manta gruesta,

ropa, calcetines y zapatos.

 

Entonces, el cuarto Rey Mago Cáritas volvió al camino

viendo cómo los tres Reyes pasaron de largo

e incluso llegando rápidamente al pesebre

donde ninguna persona le estaba esperando.

 

Cansado, sin alimento, sin abrigo y triste

comenzó a caminar sin rumbo por otros lados

observando cómo la falta de caridad y amor está muriendo.

 

Intentó con ingenio explicar a uno de ellos

regalándoles otras gemas a los soldados,

pero rápidamente se quedó sin ninguna

siendo injustamente por años encarcelado.

 

Treinta largos años trasncurrieron en su encierro,

treinta tediosos, solitarios y aciagos años.

Tras su absolución, viejo, aunque fiel a sí mismo,

pasó tremendo tiempo por las calles vagando.

 

-Tenía frío y me arropaste y me diste abrigo.

Me ofreciste alimento estando necesitado.

Estaba herido y pacientemente me curaste.

Me salvaste ya me habían hecho esclavo.

 

Sorprendido, dijo el cuarto Reye Mago Cáritas: -¿Cuándo hice eso Señor?

- Lo que diste generosamente a tus hermanos

me lo donaste también a mí. Gracias por todo,

gracias por todo, espléndido Cuarto Rey Mago Cáritas.