Santa Hortensia, 1-B - Teléfono: 91 548 95 80     caritasmadrid@caritasmadrid.org

Cardenal Osoro: «Cáritas cura y devuelve la dignidad al ser humano»

Cáritas Madrid. 27 de abril de 2018.- Este miércoles, 25 de abril, al caer de la tarde, la catedral de Santa María la Real de la Almudena acogió una Eucaristía, presidida por el cardenal Carlos Osoro, arzobispo de Madrid, con los voluntarios de Cáritas y como preparación de la campaña del Día de Caridad.

 

«Lo que le da identidad al ser cristiano es la experiencia de un Dios que nos ha amado tanto y que ha querido que lo significativo nuestro sea el regalar y propagar ese amor a todos los hombres, especialmente a aquellos que no tienen esta experiencia inmediata del acercamiento y la cercanía de alguien que les ama y que les quiere». Con estas palabras, el prelado comenzaba una homilía cargada de tintes evangélicos, marcados por una promesa centrada, de principio a fin, en la misericordia: «Haced, del amor de Dios, un canto de nuestra vida y con nuestra vida». Esa «es la gran invitación que, permanentemente, Cáritas diocesana nos está haciendo a todos nosotros».


Los sentimientos de humildad de Jesucristo

El prelado los invitó a «cantar y anunciar» el amor de Dios, y a hacerlo «no con palabras sino con obras». Y con los sentimientos de Cristo «salgamos al mundo y cantemos y anunciemos las maravillas de Dios». Con esta premisa, hizo hincapié en la misión de tener, unos con otros, los «sentimientos de humildad» de Jesucristo. «El Señor –­sostuvo– nos invita a tener sus sentimientos, a inclinarnos y a refugiarnos en ese amor de Dios para entregárselo a los demás». El agobio más grande de un ser humano, dijo el purpurado, es «no sentir ni experimentar el amor y el cariño de Dios».

 

En este sentido, con la misión latente y, a la vez, patente de «regalar la presencia de ese amor en concreto» a través de su vida, el arzobispo de Madrid animó a los fieles a salir al mundo «para ver la alegría verdadera que los hombres necesitan». Y «hacerlo con obras», subrayó, «hasta proclamar con vuestra vida la buena noticia que es Jesucristo mismo».


«Cantad la misericordia del Señor»

 

El arzobispo quiso agradecer a todos los que están involucrados en Cáritas diocesana, «porque lo hacéis con vuestra voz». Quienes creemos, aseveró, «hablamos lenguas nuevas y no hacemos daño a nadie, sino que restauramos». Y en esa tarea de acompañar y de hablar un lenguaje nuevo, recordó que «devolver la dignidad al ser humano es curarle, y eso es lo que hacen las obras de Cáritas».

 

El triunfo del amor de Dios, insistió, «se hace con señales a través de nosotros, que son nuestras obras». Asimismo, haciendo referencia al Salmo 88 –proclamado en la Palabra–, los alentó a hacer siempre ese cántico de que «eternamente la misericordia del Señor es la que vale, el amor de Dios». Por tanto, «cantad esta misericordia, tened estos sentimientos de Cristo y salid al mundo».

 

Finalmente, concluyó con el deseo de que Cáritas diocesana lo viva en plenitud, «hasta lograr que haya mucha gente que se incorpore con nosotros, a regalar este amor de Dios, a manifestarlo y a hacer que se provoque en otras partes del mundo».

 

Fuente: www.archimadrid.org