Santa Hortensia, 1-B - Teléfono: 91 548 95 80     caritasmadrid@caritasmadrid.org

Cada equipo de acogida parroquial es una llama de amor viva

Cáritas Vicaría II concluye un proceso de formación a más de 30 voluntarios para la acogida a las personas que se acercan a pedir ayuda a las Cáritas parroquiales.


Cáritas Madrid. 25 febrero 2021.- Una treintena de voluntarios de Cáritas Vicaría II concluyen un programa de formación para la acogida a las personas que se acercan a pedir ayuda a las Cáritas parroquiales.

 

Son voluntarios que forman parte de los llamados “Equipos de acogida parroquial”, quienes reciben en primera instancia a las personas con necesidades que llegan a Cáritas en este espacio abierto semanalmente al servicio de la gente de los barrios.

 

Con la asistencia de más de 30 voluntarios, durante cinco sesiones, en modalidad online, los voluntarios han aprendido la gestión de la acogida como momento de encuentro y detección de la situación problema, así como a realizar una entrevista cercana y cálida, donde se escucha y no se dan consejos al otro.

 

Igualmente, han recibido formación sobre las áreas de intervención social y el plan de acompañamiento a diseñar junto a la persona; los recursos institucionales y las prestaciones sociales como herramientas del cambio social; manejo de la base de datos de acompañamiento.

 

Los voluntarios de la acogida parroquial, desde su compromiso semanal son observadores del perfil de pobreza que llega a las parroquias y cómo ésta va evolucionando según las necesidades planteadas. Ahora con la crisis sanitaria y económica, pagos de alquiler vivienda, desempleo y cubrir necesidades básicas al quedar los ingresos familiares muy mermados. Cada equipo de acogida en la parroquia es un punto de esperanza, una llama de amor viva para aliviar y sostener a tantas víctimas de la pobreza.

 

Desde estos contenidos, los voluntarios de la acogida parroquial han conocido cuáles son los criterios de Cáritas en este campo:

 

- En Cáritas acogemos personas, no necesidades, porque nadie se reduce a pura necesidad o pobreza.
 
- La relación establecida es simétrica, de igual a igual, generando un clima cálido y fraterno. Intentamos cuidar nuestros prejuicios.

- Ayudar en Cáritas es un medio para generar cambio social en la persona y su contexto, acompañando el paso de la desesperanza a la esperanza.
 
- Acogemos personas como sujetos de derechos y no como objeto de necesidad.
 
- Lo primero, es que las necesidades básicas de la persona se cubran, desde ahí, se trabajan objetivos consensuados con la persona para su promoción educativa, relacional, sociolaboral, etc.
 
- En todo el proceso se cultivan actitudes de escucha activa, empatía, asertividad, buen trato, lenguaje no violento.
 
- Los objetivos son: conocer de manera integral a la persona; ayudar a clarificar el problema; trabajar su potencial como persona; facilitarle recursos para que ejerza sus derechos de ciudadanía.
 
- Trabajamos todos los ámbitos que afectan a la situación problemática de la persona.

- La persona es la que toma sus propias decisiones; desde Cáritas no se dan consejos ni se tiene una actitud paternalista ni de adoctrinamiento sobre nada; en Cáritas apostamos por el crecimiento y desarrollo de personas.
 
- El mejor recurso es la propia persona; la persona esa siempre lo primero.