Santa Hortensia, 1-B - Teléfono: 91 548 95 80     caritasmadrid@caritasmadrid.org

Benditas las manos que se comprometen y acogen

Presentación de la Campaña de Navidad en el barrio de Salamanca de Cáritas Vicaría II.

 

Cáritas Madrid. 22 de diciembre de 2017.- ¿Alguien en su vida no tiene un compromiso a realizar, sea en el ámbito que sea? La respuesta es afirmativa siempre. Con motivo del tiempo de Navidad, los de Cáritas queremos con humildad, enriquecer el sentido y la celebración para vivir estas fiestas. Y lo hacemos a través de nuestro compromiso social que es el que la Comunidad Cristiana nos pide para luego compartirlo desde lo que nos mueve y lo que realizamos en nuestras tareas.

 

Vivir la Navidad es ofrecer nuestro compromiso como una manera de ser y estar en el mundo, no solo hacer cosas. Y la fuente la tenemos en el pobre de Belén, en su forma de nacer y en su forma de vivir su propio compromiso vital según el plan de Dios.

 

Nuestro compromiso es transformador en las personas y en los contextos que nos rodean, y esto se concreta primero viviendo la caridad (mirada fraterna a la persona que sufre, compasión por su situación, ternura en acompañarle), actuando desde la justicia social que denuncia desajustes e injusticias y ofrece alternativas de vida más humanizadas abriendo nuevos horizontes vitales, ya sean pequeños o grandes, envolviendo todo ello desde la disponibilidad y el don recibido, no solo por voluntarismos o eficacias que en sí mismos nos llevan al queme y a la frustración. Eso nos anima a comunicarlo desde una invitación a acogernos unos a otros, a ser pregoneros de esperanza sanadora y no de simples expectativas o melifluos deseos, muy propios de estos días.

 

Somos conscientes que hoy en día nos sumerge y atrapa el cortoplacismo, ser efectistas y no tener procesos duraderos e ilusionantes, con sus altibajos porque la vida es una lucha de sonrisa y agobio. Por eso el compromiso con valor, el compromiso con sabiduría y fundamentos, no es muy atractivo en esta sociedad que hemos construido. Una sociedad que descarta personas y familias sin vivienda, sin trabajo, sin nacionalidad, sin pertenencia a nuestra tribu, ideas o estatus social. Como le pasó a la familia de Nazaret.

 

Por ello desde el compromiso social del voluntariado de Cáritas, queremos comunicar nuestro aporte a la alegría de la Navidad desde la defensa de la dignidad humana, el cuidado de la casa común, de nuestro planeta Tierra tan degradado y maltratado, y una apuesta apasionada por el desarrollo humano integral. Porque para ello Jesús vino a nuestro mundo, lo habitó y en la Historia seguimos creyendo y haciendo experiencia que somos habitados cada día de nuestra vida por Él. Y ver al Dios con nosotros en los seres humanos, nos universaliza y conecta con todos y nos hace seguir alegres en que a pesar de todo, merece la pena comprometerse y dar sabor a nuestra existencia.