Santa Hortensia, 1-B - Teléfono: 91 548 95 80     caritasmadrid@caritasmadrid.org

Así es la acogida de la Mesa por la Hospitalidad. Nos lo cuenta Pablo Genovés

 

 

Hablamos con Pablo Genovés, director del Centro Diocesano de Pastoral Social de Santa María de Fontarrón, sobre la acogida a las personas y familias de migrantes y regugiados que están llegando a nuestra Diócesis.

 

 

 

Cáritas Madrid. 8 de noviembre 2019.- Hace unos días desde Cáritas Vicaría IV hemos visitado el Centro Diocesano de Pastoral Social. Nos recibe con los brazos abiertos Pablo Genovés, director del Centro diocesano de Pastoral social de Santa María de Fontarrón y nos cuenta muchas cosas sobre la Mesa por la Hospitalidad y la Vicaría de Pastoral social, de la que es coordinador de apoyo. Transmite mucha ilusión y entusiasmo por el proyecto que tiene entre manos.


 

La Mesa por la Hospitalidad se ocupa de todos los asuntos que tienen que ver con las personas migrantes, a las que ayuda en todo lo que puede. Está presidida por el cardenal Carlos Osoro, arzobispo de Madrid. Forman la Mesa Cáritas, Pueblos Unidos (jesuitas), SERCADE (capuchinos), Justicia y Paz, la comunidad de San Egidio, la Vicaría de Pastoral Social, la CONFER (confederación de religiosos) y la Delegación de Migraciones.


 

Desde hace unos meses se han puesto en marcha en Madrid los recursos de emergencia, en los que se garantiza a las personas a las que se acoge un desayuno, cena, un lugar donde dormir y otro donde lavarse. No se trata de albergues ni de espacios de larga estancia ni se hace un acompañamiento técnico.


 

Los recursos de emergencia oficiales en Madrid son el Centro de la Pastoral Social, Santa Irene, el Centro de orientación familiar, la parroquia de las Angustias, Nuestra Señora de Atocha, Nuestra Señora de Europa y Nuestra Señora de la Paz. Los recursos ofrecen cada uno lo que tiene, cada uno tiene su forma de acompañar.


 

El equipo de coordinación operativa de la Delegación de Migraciones se preocupa principalmente de dos cosas: de que sea verdad la situación de emergencia (que viven en la calle) de las personas acogidas y de que una entidad las acompañe (Cáritas, Cruz Roja o alguna otra organización).


 

Por el recurso de emergencia del Centro de la Pastoral Social donde está Pablo Genovés han pasado hasta la fecha algo más de 80 personas y actualmente viven allí 17 personas y 4 familias.

 

Luego están los gestores de solidaridad, como los llama Pablo, que son personas que ayudan con lo que tienen en la medida de sus posibilidades, como una ecuatoriana a la que ayudaron en su día y que tiene una panadería y que ahora les lleva pan y bollos varias veces por semana.


 

Nos cuenta Pablo muchas anécdotas e historias de personas que han pasado por allí. Dice que es muy importante conocerlas y escucharlas. Menciona al papa Francisco cuando dice que los pastores han de tener olor a oveja.


Pablo habla de historias muy trágicas como la de una familia de el Salvador que tuvo que abandonar su país tras las constantes amenazas de las “maras” al hijo, que ahora tiene 17 años o la de un libanés que vino a España tras la muerte de su padre, su madre y su hermana, en diferentes bombardeos a su ciudad.


La mayoría de las personas que acuden vienen de situaciones de una inmensa pobreza y lo que quieren es trabajar y vivir dignamente.


 

Comenta Pablo que nunca han tenido ningún problema con los residentes, que hay mucho respeto y mucha seguridad, nunca les han robado nada. Conviven entre ellos como si fueran una familia y es algo muy bonito teniendo en cuenta la diversidad de culturas, razas y nacionalidades que se juntan.


 

Muchas veces Pablo ha visto la mano de Dios con hechos como el de un chico con parálisis cerebral, a quien vio un hombre en el metro y éste se movió para conseguir que viniera al centro, le proporcionó un fisioterapeuta y ahora él viene a ayudar como voluntario.

 

En todo lo relacionado con la inmigración, Pablo subraya que es muy importante tener cuidado para no quitarle las obligaciones y responsabilidades que tienen las administraciones públicas con los migrantes, con las peticiones de asilo y con los menores.