Santa Hortensia, 1-B - Teléfono: 91 548 95 80     caritasmadrid@caritasmadrid.org

Ahora más que nunca, trabajo decente

Esta es la reivindicación a la que nos sumamos Cáritas Madrid en la Jornada Mundial del Trabajo Decente, este 7 de octubre. Para que tengamos una “nueva normalidad” en el ámbito laboral.

 

Cáritas Madrid. 5 de octubre de 2021.- En Cáritas Diocesana de Madrid somos conscientes de que el trabajo sigue siendo una asignatura pendiente para muchas personas en situación de vulnerabilidad social que, o bien no tienen empleo, o bien tienen unas condiciones precarias o insuficientes. Esta situación hace que no puedan ser autónomas, y en los casos más graves hasta hablamos de familias que se quedan sin hogar. 

 

Por eso entendemos que reivindicar el trabajo decente es uno de nuestros objetivos, como obra social de la Iglesia que trabaja por la dignidad y la igualdad de las personas. Y con esta misión nos sumamos a la Jornada Mundial por el Trabajo Decente, este 7 de octubre.

 

Se trata de una Jornada impulsada por la Iglesia por el Trabajo Decente (ITD) junto con la Organización Internacional del Trabajo (OIT), el movimiento sindical mundial y el movimiento mundial de trabajadores cristianos. El objetivo es sensibilizar y visibilizar la importancia de extender en la sociedad y en la Iglesia la defensa del trabajo decente. Para ello se emite un Manifiesto con propuestas y denuncias y se organizan actos reivindicativos en diferentes ciudades – en Madrid el día 7 a las 19 horas habrá un acto de Vigilia en la Almudena-.

 

Con el lema ‘Ahora más que nunca, trabajo decente’ se denuncian situaciones de trabajo precario y se piden medidas específicas para garantizar el acceso a un trabajo digno a ciudadanos y ciudadanas. En concreto, se denuncian las condiciones infrahumanas en las que trabajan muchos trabajadores temporeros, y se pide que se sustituyan este tipo de contratos temporales o parciales por contratos indefinidos y de jornadas completas, de manera que los salarios sean dignos y permitan a las personas vivir de forma autónoma. Por otro lado, también se aboga por una subida del Salario Mínimo, que se adapte al coste de vida actual.

 

En relación a colectivos específicos se pide que se modifique el Reglamento de Extranjería para evitar la irregularidad sobrevenida de las personas migrantes, y se eliminen las barreras que encuentran mujeres y jóvenes para acceder a un empleo, que son quienes registran tasas más altas de desempleo o tienen trabajos peor remunerados y con más rotación.

 

Se trata de medidas que nos lleven también en el ámbito laboral a una ‘nueva normalidad’, donde se elimine la precariedad laboral que ya existía antes de la pandemia y que se ha acrecentado con la misma.

 

Reivindicaciones recogidas en el Manifiesto

Estas son las reivindicaciones que se hacen desde la ITD y a las que nos sumamos como Iglesia de Madrid:

 

- Que el Estado ponga los medios necesarios para asegurar el cumplimiento de la normativa sobre las condiciones de trabajo y prevención de riesgos laborales, con especial hincapié en las condiciones precarias de las personas que tiene trabajos temporeros

- Asegurar un empleo de calidad en los sectores privado y público; disminuyendo la contratación temporal y parcial e impulsando la contratación indefinida y la jornada completa.

- Medidas de orientación y formación, no solo para personas desempleadas, sino accesibles a todas las personas trabajadoras, especialmente para aquéllas que sufren subempleo y precariedad en el empleo.

- La subida del Salario Mínimo, para que se ajuste a las necesidades vitales de la sociedad actual, y que familias sin ingresos tengan una defensa real y la posibilidad de salir adelante.

- Modificar el Reglamento de Extranjería para evitar la caída en situación de irregularidad sobrevenida de las personas migrantes.