Santa Hortensia, 1-B - Teléfono: 91 548 95 80     caritasmadrid@caritasmadrid.org

Acompañar a la persona es acogerla en toda su realidad

Formación especializada para las personas voluntarias del Barrio de Salamanca de Cáritas Vicaría II.

 

Cáritas Madrid. 9 de enero de 2018.-

Como voluntarios de Cáritas, ¿Cuál es nuestra preocupación cuando atendemos a las personas que llegan a nuestras Cáritas parroquiales? ¿Entregar únicamente los alimentos y las ayudas económicas que las personas nos piden?


Como agentes de Cáritas, todos tenemos una gran preocupación que nos lleva a actuar de una forma diferente. No podemos solucionar los problemas de las personas atendiendo únicamente a las necesidades que se nos presentan en un primer momento de la Acogida. Sabemos que tenemos una responsabilidad sobre las vidas que diariamente acuden a nuestros despachos.


En estos años de crisis hemos aprendido que las personas acuden a Cáritas no sólo porque necesiten bienes materiales, sino porque necesitan encontrar un refugio para abrirse y liberar su dolor. Un espacio en el que se le escuche y sea tratado como un Ser Humano en toda su integralidad.


Todo esto nos ha hecho ver, que a veces la falta de tiempo o el cansancio no nos permite atender de forma adecuada a quiénes acuden a nosotros, y en ocasiones tendemos a encasillar a las personas dentro de lo que llamamos “cronicidad”.


Es por este motivo que 50 voluntarios de las 19 Cáritas Parroquiales de la zona de Salamanca, hemos buscado el apoyo de técnicos especializados en atender aquellas personas que se encuentran en un mayor sufrimiento por su situación social, familiar o económica. Los técnicos que nos han ayudado, y que forman parte del equipo de la Unidad de Acompañamiento a la Intervención (UACI) de Cáritas Madrid, liderados por Mª Ángeles, responsable de la UACI, nos han brindado apoyo para poder estudiar y ahondar sobre las diferentes situaciones que afectan a las personas que atendemos desde el despacho, para así poder dar una salida al “bache” o “baches” que no les permiten avanzar.


Los compañeros de la UACI nos han recordado que tenemos que hacer un acompañamiento más profundo a las personas que atendemos. Que tenemos que ahondar más sobre las diferentes problemáticas que cada persona presenta y no quedarnos únicamente en el nivel económico, ya que todo ser humano es multifactorial. Esto quiere decir que está rodeado de una serie de factores que le afectan de forma positiva o negativa sobre su propia vida. Estos factores los podemos resumir en lo que llamamos las 10 áreas de la persona: área de salud, laboral, jurídica, familia, relaciones, vivienda, formación, ocio y tiempo libre, desarrollo personal y, por último, área económica.


Es nuestra responsabilidad revisar cómo está cada persona que acude a nuestra Cáritas Parroquial en cada una de estas áreas. Ayudarle a sentirse escuchada, cómoda, libre de hablar, acompañada y respetada. Ayudarle a disminuir el peso de su sufrimiento y a encontrar salidas a sus diferentes problemas. Ésta es la única forma de que quiénes nos necesitan, dejen de necesitarnos. Y esto será un éxito para nosotros. Será un fruto para Cáritas.